HASTA SEMANA SANTA

QUEDAN 6 6 Hrs. 5 8 Min.

CONCURSO FOTOGRÁFICO PARA EL CARTEL DE LA SEMANA SANTA DE ÚBEDA 2021

cartel 2021 concurso

MENSAJE DEL PRESIDENTE DE LA UNIÓN DE COFRADÍAS

CARTEL OFICIAL 2020

cartel semana santa 2020

PROGRAMA OFICIAL 2020

portada libro horarios 2020

PROGRAMA 3 IDIOMAS 2020

portada tres idiomas 2020

60 Aniversario

ACCESO USUARIOS

Semana Santa en Úbeda

BÚSQUEDA DE NOTICIAS

Úbeda en la JMJ

ÚBEDA LIGNUM CRUCIS

-

Tras largas semanas de preparación, Úbeda volvía a asomarse al gran pórtico inaugural de su Semana Santa a través de un pregón extraordinario con el que Francisco Cayola nos transportó a Tierra Santa para contarnos la Semana Santa de Úbeda desde el prisma de la Cruz y de María.

La gente se preparaba para vivir intensos días, pero no quiso el buen tiempo acompañar los ánimos cofrades y ya desde esa misma noche la lluvia se instalaba como invitada inesperada e indeseada. Entre palmas y ramas de olivo, el Domingo de Ramos amanecía nublado y la cofradía de El Borriquillo se veía obligada a suspender su desfile procesional, ya por la tarde, ante el riesgo de lluvia.

El Lunes Santo el tiempo no cambiaría y las puertas de Santa María se abrirían tímidamente sólo para asomar un rato a la Virgen de Gracia ante un pueblo deseoso de respirar incienso por las calles. Los Costaleros también suspendían su procesión para realizar un acto dentro del templo de Santa Clara.

Con una mañana más invernal que de primavera se despertaba un Martes Santo lluvioso que únicamente dio un leve respiro para que lo jóvenes de Las Lágrimas abriesen las puertas de la Trinidad para realizar su primera Estación de Penitencia ante un público expectante. Sin embargo, la amenaza de lluvia hizo adelantar la entrada su templo.

lágrimas

La misma lluvia que impidió que la Noche Oscura realizase su Vía Crucis por las calles de Úbeda desde la Sacra Capilla de El Salvador donde previamente los hermanos habían disfrutado de una recogida y gran Fiesta Principal. El ejercicio del Vía Crucis, cuyos textos los preparó este año Juan Ignacio Damas, fueron realizados en un ambiente de silencio y oración en el interior del templo.

Llegábamos al ecuador de la semana con un balance muy negativo en cuanto a climatología, balance que no quería mejorar. Así, tras otro intenso día de lluvia la Santa Cena también suspendía su procesión realizando un acto con los hermanos en San Nicolás de Bari. Mejor suerte tuvo El Prendimiento, que recortando su itinerario, pudo salir por las calles cercanas al Colegio Salesiano.

El Jueves Santo es de esos tres días al año que brillan más que el Sol, y si el de este año estuvo rodeado de nubes, sí que permitió en cambio que pudiésemos disfrutar de un gran día de Semana Santa con todas las cofradías en la calle y realizando recorridos completos. La iglesia de Santa María volvía a convocar a los cofrades y visitantes inundando la mañana de blancos y verdes para acompañar al Señor de la Oración en el Huerto y a Su Madre de la Esperanza.

La tarde la inauguraba la banda de La Columna subiendo el rastro para recoger al Señor de Palma Burgos, que sobre portadores volvía a salir desde San Isidoro bajo melodía de Desconsuelo. La Virgen de la Caridad le seguía por las calles de Úbeda en palio de estreno. Mientras en San Pablo, la singular centuria romana tocaba al Cristo de la Humildad que sobre talla restaurada y sin clámide sobre sus espaldas recorría las calles para celebrar el centenario de la Hermandad, acompañado de Nuestra Señora de la Fe. La tarde desembocaba en noche de luto y silencio para ver procesionar, tras varios años sorprendido por la lluvia, al Cristo de la Buena Muerte.

noche oscura

Mientras, en el otro lado de Úbeda, anticipando el Viernes Santo, la Hermandad franciscana de la Sentencia está vez sí podía salir para enseñar a Úbeda a la Virgen de las Penas. Precedido por un extenso cortejo el Señor Sentenciado y Su Madre realizaban estación de penitencia en Santa Clara, para después y algo sorprendidos por la lluvia –lo que les obligó a resguardarse en la Trinidad- volver a su templo de Santa Teresa.

Por su parte y a pesar de la inicial lluvia, Jesús realizaba su procesión desde la puerta de la Consolada y el Miserere volvía a sonar. Aunque la incertidumbre meteorológica le obligó a acortar su itinerario bajándose por el Real a su llegada a la Plaza. Desde Santa María, a las 10.15 horas, Jesús Caído sin manto y con cruz arbórea iniciaba su desfile al compás de la marcha Unión de Cofradías, acompañado de la Virgen de la Amargura.

Al medio día, había una cita en la Trinidad ya que el Cristo de la Expiración se disponía a recorrer las calles junto a Nuestra Señora de los Dolores. Un numeroso guión tuvo que recortar su recorrido ante los riesgos meteorológicos de un tiempo desapacible y cambiante, encerrándose en la Trinidad a su subida del Rastro. Por su parte, y casi a la vez, Las Angustias también decidía procesionar a pesar del tiempo recorriendo un itinerario novedoso, aunque se vio avocada a encerrarse en San Isidoro en vez de en Santa María ante las malas previsiones meteorológicas.

La tarde nos dejaba una Procesión General suspendida con buen criterio ante el importante riesgo de lluvia –luego consumado- que se avecinaba por la noche. No obstante, la Soledad pudo volver a subir la Cuesta de la Merced para llegar a Santa María. El Santo Entierro también se disponía a realizar su procesión pero la lluvia le sorprendió en su salida, decidiendo suspender la procesión y realizar la estación de penitencia dentro del templo acompañado de autoridades, representantes cofrades, numerosos cofrades y demás fieles; mientras la Soledad regresaba a su templo de San Millán.

soledad

Tras un Sábado Santo de sol y recogimiento, de silencio y oración en torno al sepulcro de Jesús, de balance de los días vividos, los cofrades se preparaban para celebrar la Vigilia Pascual. No obstante, al día siguiente Domingo de Resurrección la lluvia volvió a irrumpir con fuerza, al igual que en casi toda la semana, impidiendo que Jesús Resucitado y Nuestra Señora de la Paz pudieran realizar su procesión. La cofradía del Santísimo también tuvo que realizar su desfile en el interior de El Salvador.

Por tanto un año 2013 marcado por la lluvia y la adversa climatología que deslució gran parte de los desfiles e impidió a 7 cofradías realizar sus procesiones. A pesar de ello, la Semana Santa consiguió imponerse a la lluvia y nos permitió saborear grandes e históricos momentos junto a nuestras cofradías.